Bettini lanzó una “microfranquicia” para ayudar a desocupados

Apunta a gente sin empleo, para que distribuya paquetes de pastas cerca de sus hogares. Tiene ya 80 beneficiarios que ganan entre 10 mil y 15 mil pesos, la mayoría jóvenes. Bettini, la fábrica cordobesa de pastas, encontró una forma innovadora para avanzar aun en la cuarentena y, a su vez, ofrecer una iniciativa social a personas que […]

  • Apunta a gente sin empleo, para que distribuya paquetes de pastas cerca de sus hogares.
  • Tiene ya 80 beneficiarios que ganan entre 10 mil y 15 mil pesos, la mayoría jóvenes.

Bettini, la fábrica cordobesa de pastas, encontró una forma innovadora para avanzar aun en la cuarentena y, a su vez, ofrecer una iniciativa social a personas que quedaron desocupadas por efecto del aislamiento social para frenar el virus Covid-19.

La empresa lanzó la iniciativa “Microfranquicia en tu casa”, para distribuir paquetes de pastas, mediante convenios que duran tres meses.

Las personas que participan reciben paquetes con una determinada cantidad de productos, que habitualmente la firma destina a instituciones necesitadas de recaudar dinero para fines específicos –clubes y colegios que los venden para comprar insumos, etcétera– y los distribuyen a comercios, mediante un permiso especial que los habilita a operar sólo en su zona de influencia para restringir su circulación.

“Tenemos ya 80 microfranquiciados, algunos son jóvenes de 25 años, y lo primero que te dicen es gracias. Por ahora, hacemos convenios por tres meses, pero la mitad nos preguntó si después de la cuarentena puede seguir distribuyendo”, explica Jorge Yapur, socio gerente de Bettini.

La empresa, con 50 empleados en la ciudad de Córdoba, se mantuvo activa con 90 por ciento de su personal –el resto tiene licencia obligatoria– durante la cuarentena, tal como ocurre con el resto de la industria de la alimentación, cuyos productos son considerados esenciales.

El objetivo es que los microfranquiciados vendan 100 paquetes y así logren una ganancia de 10 mil pesos. Si bien, en promedio, están vendiendo entre 70 y 80 paquetes, algunos están logrando quedarse con hasta 15 mil pesos mensuales, según cuenta Yapur.

Las personas que están en la red no necesitan cámara de frío, ya que realizan la preventa a través de redes sociales y, cuando tienen los pedidos, un camión de la empresa les deja los paquetes en su domicilio y ellos realizan la distribución en un tiempo que no supera las dos horas.

La mercadería consiste en dos packs de productos, uno con pastas frescas y otro con tapas para empanadas y de pascualinas, que la empresa ya los está llevando a las 11 provincias donde está presente.

Innovación comercial

Más allá de cumplir con un objetivo social, el esquema le permite a Bettini explorar un nuevo canal de distribución de sus productos.

La mitad de la producción de pastas se exporta en la actualidad a siete países de Sudamérica y de África.

El otro 50 por ciento se reparte en el mercado local entre grandes cadenas, marcas para terceros y distribuidores para el comercio minorista. 

«Con esta microfranquicia se abre un nuevo canal de ventas; puede ser un fenómeno exponencial, hoy no sabemos qué alcance puede llegar a tener», explica Yapur.

No es la única innovación en materia comercial. También se metió en el comercio electrónico en una alianza estratégica con Gofriz, una plataforma impulsada por Sebastián Santiago, gerente comercial de Helacor (Grido) y donde participan marcas como Molinos, Bimbo y McCain. 

«El comercio electrónico y la microfranquicia son una tendencia que incrementará la venta, no va a sacarle operaciones al canal físico, porque el público que compra por estas vías es más joven, está compuesto más que todo por millennials y centennials”, aclara el directivo.

Aunque no son generalizadas, las franquicias con impacto social empiezan a permear en empresas locales. Una de las que la aplican desde el año pasado es Helacor.

Esa compañía lanzó una experiencia de negocio inclusivo con su segunda marca, Vía Bana, partiendo con 100 puntos de venta, pero con el objetivo de llegar a cinco mil.

La empresa convoca a emprendedores de bajos ingresos y comedores sociales a vender sus helados con un equipamiento mínimo, para los cuales esta franquicia social puede resultar una alternativa para mejorar sus ingresos.

Fuente: La voz

Encontrá tu próximo emprendimiento

Buscador de franquicias

CONSULTAS

Ayacucho 980, C1111AAD CABA
info@gastrofranchising.com