Alimentos y bebidas, elemento imprescindible en proyectos inmobiliarios exitosos

El mundo de los restaurantes y el de los centros comerciales están unidos actualmente, es difícil concebir un centro comercial en la actualidad sin una oferta culinaria adecuada, este es un fenómeno global, y Latinoamérica no es la excepción.   El concepto moderno de centro comercial, surgido en los Estados Unidos a mediados del siglo pasado […]

El mundo de los restaurantes y el de los centros comerciales están unidos actualmente, es difícil concebir un centro comercial en la actualidad sin una oferta culinaria adecuada, este es un fenómeno global, y Latinoamérica no es la excepción.

 

El concepto moderno de centro comercial, surgido en los Estados Unidos a mediados del siglo pasado carecía de un elemento importante, una oferta alimenticia de buena calidad. Los primeros centros comerciales modernos tenían el famoso “food court”, que normalmente incluía restaurantes de comida rápida, los típicos conceptos de hamburguesas, pollo frito, pizzas, comida china, etc. Esto tenía sentido en ese momento ya que el país se estaba “suburbanizando” y la gente quería comer algo rápido cuando visitaban el “mall”; al fin y al cabo, la cena se preparaba en casa y era la oportunidad donde la familia se reunía para convivir.

Pero el mundo ha cambiado y los consumidores han evolucionado, haciendo que tanto la industria inmobiliaria como la de retail se tengan que adaptar a las demandas de estos. El cambio comenzó en los años ochenta y noventa cuando las cadenas de restaurantes casuales tipo “american grills” comenzaron a ocupar espacios en los centros comerciales, normalmente con un “stand alone” en el estacionamiento de estos, ni siquiera dentro del mall. Poco a poco estos conceptos fueron evolucionando hasta el punto donde los restaurantes “high-end casual” tipo Cheesecake Factory o P.F. Chang comenzaron a ocupar los accesos principales de muchos centros comerciales en los Estados Unidos.

Pero no fue hasta hace unos diez años, cuando el famoso llamado “apocalipsis del retail” comenzó a crecer, y muchos conceptos de retailque por muchos años fueron imprescindibles en centros comerciales comenzaron a cerrar tiendas, que los desarrolladores de centros comerciales se dieron cuenta que los restaurantes y la comida eran importantes para sus clientes y generaban el tráfico que tanto estaban buscando mantener.

Al mismo tiempo, el sector de alimentos y bebidas estaba también cambiando rápidamente. Los conceptos de restaurantes casuales comenzaron a perder tráfico y nuevos segmentos fueron creados. En especial, los conceptos que comenzaron a ocupar más espacios en centros comerciales fueron del segmento “fast casual”, que apenas hace pocos años no existía. Esto coincidió con el renacimiento de los “Food Halls” y mercados de comida, los cuales contienen mayoritariamente conceptos de alimentación que se pueden considerar “fast casual”.

Todo lo anterior nos trae al presente, donde los proyectos de inmobiliarios más exitosos, muchos de los cuales son de usos mixtos casi invariablemente, presentan una combinación de restaurantes casuales, conceptos “fast casual”, en los proyectos localizados en demografía alta también hood halls y restaurantes de autor, y en los localizados en estratos medios y bajos aún podemos ver food courts.

El mundo de los restaurantes y el de los centros comerciales están unidos actualmente, es difícil concebir un centro comercial en la actualidad sin una oferta culinaria adecuada, este es un fenómeno global, y Latinoamérica no es la excepción. Por lo mismo, le pedimos a los directivos de Mero Mole (http://meromole.com.mx) la principal compañía de consultoría en alimentos y bebidas en Latinoamérica que nos dieran sus impresiones de cuáles son las tendencias que están viendo en la industria en nuestra región. Y esto fue lo que nos dijeron:

Regina Mitre (Tomorrow Design Mastermind):


1. ¿Por qué crees que tantas experiencias giran en torno a alimentos y bebidas?

Los consumidores somos seres sociales por naturaleza:

Desde la era de las cavernas la comida ha sido un pretexto para socializar; imagínense el primer asado prehistórico: personas reunidas junto al fuego mientras un jabalí se hacía a las brasas, nada distinto a lo que hoy en día sería un gran BBQ texano o una carne asada regia. Sea cual sea la ocasión, la comida es celebración, la mesa se pone para que dos hablen. Es curioso, incluso comer solo es un acto de hacer una comunión con uno mismo. No es extraño que además este antecedente se maride con la forma de pensar de las nuevas generaciones que están más enfocadas en vivir experiencias que en comprar cosas. Interesante cuando no sólo se trata de vivirlas sino de que los otros se enteren gracias al auge de las redes sociales. Es ahí cuando un restaurante se convierte en un espectáculo listo para ser documentado.

2. ¿Por qué es tan importante la evolución de la experiencia del consumidor en la industria de Hospitalidad?

Renovarse o morir como filosofía de vida:

Nada nuevo bajo el sol. Evolucionar es un mandamiento como marca; casos como Netflix Vs. Blockbuster nos dan la razón. Las propuestas comerciales tienen que evolucionar de acuerdo con el contexto cultural y psicográfico del mercado meta para mantenerse a flote y seguir sorprendiendo. El mundo se nos mueve rápido, cada vez más. En una industria tan competida como la de la Hospitalidad en donde ocho de cada diez restaurantes en México cierran antes de los cinco años, es imperante sorprender para lograr diferenciación precisa. ¿Cómo lograrlo? A veces una buena combinación sólo es ingenio, creatividad, una oferta especializada y una gran historia que contar.

3. ¿Cómo se puede evolucionar la experiencia del consumidor en los centros comerciales?

Back to basics:

Los centros comerciales nacen en América como una simulación de las calles europeas en espacios controlados y seguros bajo la premisa “Todo en un mismo lugar”, el problema existe cuando en la era contemporánea aún existen centros comerciales artificiales, el público quiere salir y experimentar verdades como la naturaleza, no es raro que un espacio verde como el Parque La Mexicana en Santa Fe se haya convertido en un lujo en una zona corporativa. Nuestra bandera es hablar más de centros de experiencias, hacer una mezcla que evoque genuinamente a espacios públicos incluyendo: cultura, vegetación, tecnología y customización a la medida para los distintos tipos de usuario.

Para leer la nota entera, haz clic aquí 

Fuente: Lizan Retail Advisors

Encontrá tu próximo emprendimiento

Buscador de franquicias

CONSULTAS

Ayacucho 980, C1111AAD CABA
info@gastrofranchising.com