Sebastián Ríos, director gerente de Almacén de Pizzas

(Cadena de pizzerías gourmet nacida en 2005, tiene 32 locales en la actualidad. La mayoría están ubicados en Capital Federal y Buenos Aires. Este año abrió tres puntos nuevos) El balance del 2017 podemos definirlo como de transición, que es una continuación a la política económica que comenzó hace dos años, y en ventas estuvimos […]

(Cadena de pizzerías gourmet nacida en 2005, tiene 32 locales en la actualidad. La mayoría están ubicados en Capital Federal y Buenos Aires. Este año abrió tres puntos nuevos)

El balance del 2017 podemos definirlo como de transición, que es una continuación a la política económica que comenzó hace dos años, y en ventas estuvimos un poco mejor que 2016 en unidades, que fue nuestro peor año histórico. Ahora noto un mejor clima social y económico, que creo que se verá reflejado en ventas y unidades el año que viene. 

En cuanto a los aspectos buenos y malos, diría que los primeros son más macroeconómicos. Estoy empezando a ver una política económica más homogénea y perdurable, entonces eso genera que uno tenga más expectativa de planear a mediano plazo con condiciones de juego que están comenzando a ser más claras. Esto no quiere decir que estemos bien o que seamos superoptimistas, pero ya hay un dólar estable, apertura a la región y vemos que están apareciendo inversiones en nuestro rubro que nos generan expectativas. 

En cuanto lo malo, la inflación ha ido bajando, pero aún está lejos de ser la de un país normal de entre 3% a 8% anual. En nuestro sector es del 22% y se hace muy difícil manejar una empresa con un incremento de precios de esta magnitud.

Por el lado de los progresos y expansiones de nuestros negocios, estuvimos por debajo de los objetivos iniciales, que eran más alentadores, ya que pensábamos que iba a ser un año de despegue y no de transición, como lo terminó siendo. Si bien crecemos y seguimos expandiendo nuestro negocio, ya que tuvimos aperturas en Montevideo, San Juan, cerramos contrato con Tucumán y lanzamos unas marcas nuevas, también es cierto que estuvimos por debajo del objetivo original. Algo que tuvo que ver a que la política económica no ayudó a concretar esa misión inicial.

Respecto a las dificultades, las principales son que el consumo está retraído y la inflación es elevada, por lo que debemos estar concentrados extremadamente en cada gasto fijo y tratando de ver las opciones que a la gente le gustan pero con costos más bajos y que nos permitan una mayor contribución marginal. Eso nos generó un trabajo adicional al que tenemos habitualmente. 

Para 2018, estamos esperanzados que va a ser un mejor año respecto a los dos anteriores, creemos que la inflación seguirá bajando y que el consumo mejorará, aunque no en gran manera. Sí somos entusiastas en que aumentará. Sí hay amenazas con las marcas que llegan desde afuera, algo que también nos afecta a la competitividad y volumen interno, porque la torta sigue siendo la misma y se divide ahora en más jugadores. La realidad es que seguimos invirtiendo en nuestro negocio y creciendo con locales, y sobre todo cambiando la propuesta todo el tiempo para que siga siendo atractiva y genere tendencia en la gastronomía.-

 

Fuente: negocios y pymes

Auspicia:

Encontrá tu próximo emprendimiento

Buscador de franquicias

CONSULTAS

Ayacucho 980, C1111AAD CABA
info@gastrofranchising.com