Franquicias fast food, primeras víctimas del efecto Trump

Todo iba a pedir de boca para las franquicias de comida rápida en México. El gusto del consumidor les es favorable y el consumo de sus productos ha ido creciendo entre los adultos de clase media con empleos de tiempo completo.

Lamentablemente, para Starbucks, Chili’s, Domino’s y la mayoría de las marcas de fast food, la dependencia a materias primas provenientes de otras naciones, que se cotizan en la divisa americana, ha tenido un fuerte impacto en su rentabilidad.

Tan complicado luce el panorama que Alsea, administrador de varias franquicias de comida rápida en la república mexicana, pospuso su reunión anual con inversionistas, la cual tradicionalmente celebra en noviembre. Reconoció que tras los resultados de las elecciones en Estados Unidos, lo más adecuado era esperar a tener mayor claridad para anunciar sus planes y expectativas.

Un mal sabor de boca.

 

Fuente: Reforma

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com