Heladerías: radiografía de un sector que no se derrite en verano

La proximidad del verano hace pensar en las heladerías como la franquicia ideal para emprender en el ámbito gastronómico. Pero ¿cómo se encuentra el sector realmente?

Con un consumo que oscila desde un  80 % para el verano a un 20% para las épocas de frío, el precio del kilo de helado entre los 100 y 250 pesos y un promedio anual de 7 kilos por persona por año, las heladerías han sabido adaptarse a las exigencias de su consumidor al mismo tiempo que han podido ganarle la batalla a las variables propias de su mercado: a la estacionalidad a través de servicios de cafetería, pastelería o delivery y a la variabilidad de costos a través de promociones y un énfasis en la calidad del producto que les han permitido sobrevivir manteniendo un precio competitivo y aceptable para el consumidor. Así, constituido en un sector afianzado y fuerte, con consumo variable pero estable, la posibilidad de invertir en una franquicia del sector heladerías resulta muy interesante y atractiva.

Presente de un sector en crecimiento

Según datos del Estudio Canudas, en 2011 el sector, entre CABA y Provincia de Buenos Aires, contaba con un promedio de 1700 sucursales, sin contar las de otras provincias. Si tenemos en cuenta que Santa Fe y Corrientes son las provincias con mayor consumo de helado, la cifra en el interior del país se eleva en más de mil. Del total, sólo el 11 % se ubica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras que un 25% lo hace en provincia de Buenos Aires y el  64% restante en el interior del país.

Con 13 locales  propios y 6 franquicias, Helados La Veneciana es la tercera generación en apostar por el helado artesanal como negocio. Como la gran mayoría en el sector, cuentan también con servicio de cafetería, pastelería y en particular de delikatessens, si bien el producto estrella es siempre el helado.  “Año tras año se registra un aumento en el consumo en los meses de otoño e invierno. Las promociones están dando muchos resultados y ayudan a pasar el invierno. Sin embargo, creemos que es fundamental acompañar al negocio con productos complementarios, para así, lograr la máxima rentabilidad”, explica Pablo Martin, uno de los dueños.

El énfasis en la calidad del producto sigue siendo el mayor atractivo, que se complementa con la facilidad y accesibilidad para adquirirlo, factores fundamentales que Heladerías Vanshelato sabe aplicar también a su modelo: “el precio del kilo de helado, en relación a otros productos que consumimos en el mercado, ha favorecido  a que ya no se lo considere un lujo, sino un producto accesible para todos los bolsillos. Además, el delivery en los últimos años se transformó en una pieza fundamental para el negocio de las heladerías, ya que representan cerca del 40 por ciento de su facturación”, comenta  Javier Vangeli Socio Gerente de Vanshelato. La firma cuenta con 13 locales franquiciados en Capital federal y Gran Buenos Aires, a los que suma otros 3 en la Costa Atlántica.

Otra de las tendencias ya arraigadas en el rubro es el servicio de cafetería, que permite mantener la rentabilidad en los meses de menor consumo. Dolce Amaretto cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector, nueve locales franquiciados y uno de sus modelos de franquicia es justamente la heladería con servicio de cafetería. “Uno  puede instalar una heladería pequeña y con los grandes márgenes del helado mantener un negocio rentable en el año. Ahora, si el alquiler es alto se necesita indefectiblemente colocar una cafetería para palear los meses más fríos. Se debe analizar también que para tener una cafetería se debe contratar más personal, es más costosa la obra -se necesitan baños-  y es más cara y trabajos a la habilitación del local,”  explica Agustín Clemente, responsable de Dolce Amaretto.

Otro rasgo en la evolución de este tipo de franquicia son los subproductos del helado: postres y demás versiones para cubrir el amplio espectro de consumidores. La cadena Sei Tu, por ejemplo, cuenta con 325 tiendas heladas en toda la República Argentina y además del helado a granel, posee una línea de postres que ha variado con los años y que al afianzarse entre sus consumidores, representa un factor diferencial de marca. La heladería es “una propuesta de negocio muy rentable que en poco tiempo les da a nuestros clientes la posibilidad de recuperar lo invertido,” asegura Graciela Abbriata, representante de la marca. “En nuestro caso el crecimiento se dará a través del desarrollo y ampliación de las líneas de productos afines ultra congelados que multiplicarán los ingresos de los clientes.” Siguiendo esta línea, la empresa Daniel Helados, con 6 locales propios y 20 franquicias, todas en Buenos Aires, planea atraer a clientes y franquiciados con el desarrollo de nuevos sabores y la ampliación de sus líneas de productos.

Pero no sólo del producto se trata. Con una exigencia cada vez mayor del consumidor, la experiencia de consumo cobra valor agregado y para ciertas empresas es un factor a incluir en sus planes y en sus puntos de venta. Chungo, una de las marcas más reconocidas de helados Premium tiene 30 locales franquiciados y una premisa muy clara: “nuestro negocio está orientado pensando en abarcar la mayor cantidad de momentos en donde el cliente puede visitarnos y hacer rentable cada recurso”, comenta Pablo García, gerente de Operaciones para Chungo.

Las franquicias de heladerías, incluso sin servicio de cafetería, ofrecen márgenes de rentabilidad interesantes porque el producto presenta esa característica. Según Gustavo Caruso, de Heladerías Colonial, una empresa familiar con 30 años de experiencia, 8 locales y 12 franquicias, “es un negocio que bien manejado y administrado con franquiciados activos, es decir, que estén presentes en el negocio, ofrece una rentabilidad más que interesante con el agregado de ofrecer un ambiente laboral muy agradable, ya que lo que ofrecemos es un producto que causa placer en los clientes a la hora de comprar.”

 

LEE TAMBIÉN: Del dulce de leche al brigadeiro: cómo se adaptaron las heladerías argentinas en el exterior

Qué saber para convertirse en franquiciado

La Veneciana: El total de inversión ronda los $1.900.000. El fee de ingreso es de $100.000 y cobran el 5% de regalías sobre las compras. La capacitación dura un mes (15 días de capacitación y asesoramiento en la sucursal central y otros 15 días en la franquicia). A esto se suman auditorías, visitas a los franquiciados y asistencia todo el año.

Colonial: La inversión total promedio es de $ 1.000.000, dependiendo de las dimensiones del local. No se cobra royalty o regalías, pero sí algunos servicios como comunicación en redes sociales o prensa. Se brinda todo el soporte necesario durante el proceso de apertura a través de un arquitecto y mientras se realiza la obra paralelamente se capacita al personal en las sucursales de la empresa.

Chungo: La inversión total estimada para una franquicia es de $1.700.000 contemplando equipamiento, obra y fee de ingreso, a lo que se suma el pago de 2% de regalías sobre ventas netas.  Se brindan además dos semanas de capacitación en su centro, al momento de la apertura, apoyo adicional y monitoreo del desempeño, asistencia comercial en el punto de venta y de gestión del negocio en forma integral.

Vanshelato: Posee dos modelos: heladería o heladería con cafetería. La inversión inicial para este último es de aproximadamente $900.000 pesos, incluyendo  canon de ingreso, obra bajo el modelo “llave en mano” y todo el equipamiento necesario. La empresa no cobra regalías y  la elección de la zona y local se realiza en conjunto. La capacitación se realiza en una de sus sucursales durante un mes e incluye la capacitación para el sector cafetería por parte de la marca Segafredo, aliado comercial de la cadena.

Sei Tu: la inversión promedio para adquirir una tienda helada es de $300.000. La empresa no cobra fee de ingreso y actualmente tampoco cobra ni royalty ni regalías y posee dos formatos, con o sin cafetería. Además ofrece asistencia personalizada con asesoramiento  en el área antes y después de la apertura.

Daniel Helados: el fee de ingreso es de 45mil pesos y cobran regalías. La empresa ofrece también un panel de control administrativo y de operaciones, además de capacitación al personal y diseño de promociones.

Dolce Amaretto: presenta dos modelos de franquicia. Heladería o heladería con cafetería. Se tiene que tener en cuenta una inversión de 300 mil pesos para el modelo Heladería y de $400 mil para el modelo Heladería con Cafetería. La empresa cobra un fee inicial por el uso de la marca y luego no cobra regalías. Ofrecen además seguimiento y asesoría  en temas inmobiliarios, legales, contables y de RRHH. Además brinda una capacitación y manual de procedimientos.

Las franquicias en el mercado exterior

Con experiencias primero en países limítrofes y posteriores saltos al otro lado del Atlántico, el helado es también el producto que de mano de las franquicias busca abrirse paso en mercados extranjeros. Freddo desembarcó en Estados Unidos en 2014 y ya suma a sus locaciones internacionales, Bolivia, Brasil, Chile, Reino Unido, Paraguay y Uruguay. La cordobesa Griddo también decidió cruzar la cordillera e instalarse en Chile en 2007 y desde hace cinco años profundizó su plan en ese país, llegando a tener actualmente 50 franquicias en tierras chilenas. De la misma manera, desde su llegada a Uruguay en 2012 ha logrado abrir 60 nuevas franquicias y en tan solo un año, ha sumado otras 10 en Paraguay. Chungo, dentro de las heladerías categoría Premium, también cuenta con presencia en el exterior, pero a través de la exportación de sus helados al mercado chileno.  Sin embargo, a pesar de la calidad del producto y la buena recepción del consumidor, las heladerías no están exentas de las dificultades que implica incursionar en un nuevo mercado y sumarle a eso, problemas cambiarios y crisis económicas. Aunque en el propio país sean marcas asentadas, en el exterior deben darse a conocer y adaptarse a un consumidor diferente con expectativas diferentes: en Chile, por citar un ejemplo, el 80% del consumo de helado se realiza en los centros comerciales. Además, la oferta de sabores o los más vendidos suelen variar también de país a país. Todos estos factores implican la necesidad de realizar un profundo estudio del mercado y del consumidor antes de cruzar la frontera y minimizar así los posibles riesgos.

Perspectivas de un mercado rentable

Cada franquicia líder de su franja coincide en lo prometedor de un mercado en crecimiento acompañado de un aumento en el consumo. “Hay un mercado muy grande de consumidores. El consumo promedio de kilos de helado por habitante sigue creciendo”, comenta Martín, quien en sus planes tienes la apertura de dos nuevas sucursales propias y una franquicia. Para Pablo García, el panorama también es claro: “existe una oportunidad concreta de satisfacer una demanda creciente en este mercado, un público que nos exige calidad y servicio, que está altamente informado sobre productos y novedades y creemos que nosotros podemos acercarnos a ese pedido concreto mediante nuestra calidad e innovación.” Con expectativas altamente positivas, “en Chungo estimamos un crecimiento de nuestra red de un 20% anual como base, apostando a un desarrollo a nivel país.”

A la hora de elegir una franquicia para invertir, la calidad del producto final, la asistencia antes y después de la apertura, la relación calidad-precio y los márgenes de rentabilidad son factores fundamentales para la elección. Es importante no olvidar, además, la trayectoria en el mercado. Muchas empresas cuentan con más de una década de experiencia, lo que aporta una garantía de conocimiento de su sector. “Son muy pocas las empresas que se mantienen en el tiempo y Colonial es una de ellas,” asegura Gustavo Caruso. “Con 30 años en el mercado, nuestra experiencia nos permite brindar un  soporte muy personalizado para lograr la excelencia  en todos nuestros locales, rentabilidad comprobable, calidad insuperable, imagen de marca, logrando un ambiente eco – friendly al que llegamos utilizando materiales nobles. Nuestras perspectivas para los próximos 5 años es llegar a 35 locales franquiciados”

También de cada a la próxima temporada 2016/2017, Vanshelato tiene entre sus planes 5 nuevas aperturas, y para el 2017, en pleno proceso de expansión, “tenemos como objetivo abrir una decena de nuevos puntos, y llegar a las mejores plazas del interior de nuestro País. En el mediano plazo, abrir 30 puntos de venta y desembarcar en el interior del país, ya que no existe todavía una propuesta de calidad como la nuestra a un precio competitivo, sólo están los helados industriales o aquellos de muy alto valor con baja escala de producción,” adelanta Vangeli. Por su parte Chungo, estima para esta próxima la concreción de 4 nuevos puntos de venta y mantenerse en su línea de consumo y Dolce Amaretto, por su parte, la apertura de dos franquicias en el próximo mes de Noviembre y alcanzar las 15 en el interior del país durante los próximos tres años. “Es un negocio muy noble, con márgenes grandes y muy fácil de manejar. Al ser solamente un proveedor y un producto que tiene un largo vencimiento no hay mucho riesgo de perder stock. Hoy en día el mercado de heladerías es grande, se consume mucho más que años anteriores y la gente ya está dejando de verlo como algo estacional.”

 

Fuente

AFADHYA – www.afadhya.com.ar

Estudio Canudas – www.estcanudas.com.ar

Pablo Martín – La Veneciana - www.laveneciana.com.ar

Gustavo Caruso – Helados Colonial - www.colonialweb.com.ar

Pablo García -Gerente de Operaciones  GELATO NATURAL S. A. - www.chungo.com.ar

Javier Vangeli -Socio Gerente de Vanshelato - www.vanshelato.com.ar

Graciela Abbriata - www.seituhelados.com.ar

Agustín Clemente – Dolce Amaretto - www.dolce-amaretto.com

Yvez Vazquez – Daniel Helados - www.heladosdaniel.com.ar


Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com