El boom del “corredor cervecero” marplatense

Mar del Plata es más que playas: la ciudad es la capital de las cervecerías artesanales Mar, playas, sol, arena, reposera y nada más que descansar. Mar del Plata es un emblema argentino del verano. La temporada empezó a pleno sol y con todo: la primera semana de enero ya viajaron 307.486 turistas y el […]

Mar del Plata es más que playas: la ciudad es la capital de las cervecerías artesanales

Mar, playas, sol, arena, reposera y nada más que descansar. Mar del Plata es un emblema argentino del verano. La temporada empezó a pleno sol y con todo: la primera semana de enero ya viajaron 307.486 turistas y el fin de semana pasado llegaron 147.178 personas, según datos de la ciudad.

Según informó la ciudad, llego un 25,6 por ciento más de turistas que en ese periodo del 2017.

Pero cada vez queda más claro que ‘Mardel’ es mucho más que playas. Al caer la tarde, los bares se van llenando y todos se disponen a disfrutar de la picada y la cada vez más clásica cerveza artesanal.

Las cervecerías artesanales encabezan la lista de lo nuevo que viene arrasando, y Mar del Plata es prácticamente uno de los polos cerveceros mas importantes.

Para aquellos fanáticos que quieren conocer a fondo, en el circuito de fábricas se realizan visitas guiadas, se ofrece degustación de productos y, por supuesto, toda la información vinculada a las maltas, cebadas, lúpulos, cocción y envasado.

La variedad es una de las caracteristicas. Kolsch, Porter, Barley Wine, Pilsen, Imperial Stout, Cream Stout, Honey, India Pale Ale (IPA), Scotch y Blonde son los estilos más clásicos que se ofrecen. Pero además, muchas de las cervecerías tienen una canilla rotativa de autor que va cambiando durante distintas épocas del año: la denominada cerveza de pizarrón. Van probando distintas recetas que realizan durante las cuatro estaciones y que son de edición limitada.

Como dato no menor, estas cervezas son elaboradas sin aditivos ni conservantes industriales. También hay todo un abanico de posibilidades para conocer nuevos sabores, entre los que se destacan las variantes cítricas como pomelo, maracuyá, banana y clavo de olor, entre otros.

Para agendar

El circuito de bares está más que instalado en diversos sectores de la ciudad como Güemes y la calle Olavarría, la calle Alem en la zona de Playa Grande, la calle Yrigoyen, Parque Luro o la calle Córdoba.

Planificar una recorrida durante la noche es algo ya clásico: desde Antares hasta Bruder, Gluck, Amarre y Cheverry, hay más de 60 productores y locales abiertos, algunos con producción propia y otros multimarca, y más de 120 puntos de venta en total, que incluyen varias estaciones de recarga de botellones.

Así, las cervecerías y la gastronomía son dos tendencias que vienen pisando fuerte y acompañando la temporada en la costa. El ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, hizo una parada y visitó el circuito cervecero de la calle Olavarría mientras estuvo en la ciudad por su recorrida de verano.

Desde allí, comentó que: “Los emprendedores argentinos que podemos encontrar en distintas actividades como la gastronomía, las cervecerías y las actividades complementarias en los balnearios son el impulso que necesita Mar del Plata”.

Y todo este boom también viene acompañado por un reconocimiento a su calidad en competencias nacionales e internacionales. La South Beer Cup, en la que compiten cervecerías de Sudamérica y que ya tiene varias ediciones, se hizo en esta ciudad balnearia el año pasado. Muchas de las variedades marplatenses fueron destacadas y una de las cervecerías locales, Cheverry, se llevó el premio a segunda mejor cervecería del año.

“Mar del Plata es una ciudad que está preparada para recibir muchísimos turistas. Las cervecerías artesanales también. Hoy hay mucho turismo gastronómico alrededor del circuito cervecero, turistas que vienen a probar nuestra cerveza artesanal por su calidad. Es un fenómeno nuevo, que no se daba antes”, explica Federico Echeverry, presidente de la Cámara de Cervecerías Artesanales de Mar del Plata.

Y si se habla de gastronomía, ‘La Feliz’ es conocida por su buena oferta. Un recorrido gourmet incluye restaurantes que reflejan su tradición marinera, con platos de porciones generosas a base de pescados y mariscos, pero también hay lugares para probar carnes de primera calidad con verduras y hortalizas frescas cultivadas a pocos kilómetros de la ciudad, y buenas pastas -dicen que la pureza del agua característica de la zona es vital para su buen sabor-.

Por supuesto, nunca faltarán los tipicos churros en la playa en todas sus versiones y las medialunas. Los alfajores y las heladerías artesanales merecen un renglón aparte. La hora del té se puede disfrutar en el campo, en la sierra o en una cabaña en el bosque. Y la noche, claro, incluirá un recorrido por el circuito cervecero.

Fuente: SinMordaza.com

Auspicia:

 

Encontrá tu próximo emprendimiento

Buscador de franquicias

CONSULTAS

Ayacucho 980, C1111AAD CABA
info@gastrofranchising.com